Identifique 8 clases de clientes

Identifique 8 clases de clientes
5
(5)

Cuando se atiende un negocio existen algunas claves fundamentales para mejorar la atención con la clientela. Diariamente, acuden personas dominantes, felices, reservadas o polémicas, y por si fuera poco, cada una de ellas tiene exigencias diferentes; que les den la razón, que los escuchen o simplemente que los orienten en un proceso de compra.

A continuación, revista Pan Caliente  presenta una completa guía para que usted, amigo panadero – pastelero,  identifique 8 clases de clientes comunes a los cuales se puede enfrentar en su día a día. Y recuerde, que un buen servicio al cliente determina la fidelización y una recompra. ¡Tome nota!

(Haz clic en cada ítem para ver más información)

Paciencia, mucha paciencia con este tipo de perfiles. 

 

Se caracteriza por: ser una persona que provoca discusiones y pretende tener  siempre la razón. Desconfía de las soluciones que usted le ofrece y quiere tener una atención preferente.

Actúan así cuando: hacemos perder su tiempo con esperas o retrasos. Si discutimos con ellos; cuando no los atendemos de forma atenta o comprensiva, o si notan que tenemos inseguridad.

Algunas soluciones son: escuchar sus quejas con atención y sin interrumpirlos. Tratar de aclarar las dudas, nunca discutir y adoptar una actitud amable y serena prestándoles mucha atención.

Se caracteriza porque: cree saberlo todo. Se muestra un poco agresivo y tiene ínfulas de superioridad. Encuentra defectos en todo, es muy orgulloso y quiere imponerse.

Actúan así cuando: hay diferentes puntos de vista o en situaciones críticas.

Algunas soluciones son: no quitarle la razón ni discutir. Muéstrele la solución como una opción más y hágale ver que él ha aportado buenas ideas. Un consejo: adopte una actitud serena y atenta sin dejarse dominar.

Se caracteriza porque: sabe lo que quiere y busca las cosas sin ayuda. Utiliza pocas palabras, exige respuestas concretas e información exacta. Por lo general suele ser tajante.

Actúa así cuando: la información que recibe es poca y deficiente ante problemas de falta de calidad.

Algunas soluciones son: demostrarles serenidad e interés, dándole un trato amable. Déle respuestas completas y precisas para así demostrar eficacia y seguridad.

Se caracteriza por: ser amistoso, hablador y sonriente. Suele ser el tipo de persona que se extiende en sus explicaciones y hasta repite sus discursos. Necesita que estén pendientes de él, aunque a veces puede llegar a ser pesado.

Actúa así cuando:  se les atiende con mucha preferencia. Tenga cuidado, porque le podrá hacer perder mucho más tiempo de lo usual en una venta.

Algunas soluciones son: ser amable pero mantener la distancia. “Ir al grano”, hacerles preguntas que generen respuestas concretas y evitar seguir todas sus bromas.

Se caracteriza por: ser tímido e inseguro. Le cuesta decidirse, responde evitando lo que realmente quiere e intenta aplazar decisiones. Piensa todo más de una vez y pide opiniones.

Actúa así cuando: le damos muchas opciones para elegir o cuando no nos relacionamos de forma amistosa.

Algunas soluciones son: animarlo para que nos diga sus necesidades o quejas para que no quede insatisfecho. Trate de entablar una relación de confianza y seguridad, y acepte sus puntos de vista. Lo mejor es orientarlo de forma concreta a la mejor opción y ofrecerle pocos productos.

Se caracteriza por: ser una persona de mal humor. Discute con facilidad, es agresivo, dominante y suele ser ofensivo.

Actúa así cuando: usted como vendedor tiene un punto de vista diferente al suyo. Siempre considera que no se le trata muy bien.

Algunas soluciones son: ser cortés. Diga lo que diga no darnos por aludidos con sus groserías. Es mejor argumentar sin hacer caso a las provocaciones que nos hagan.

Se caracteriza porque: cambia continuamente de opinión. Es impaciente, superficial, emotivo y generalmente se le facilita dar marcha atrás y no cerrar la compra.

Actúa así cuando: se encuentra con situaciones que lo hacen pensar, o cuando tiene varias opciones para elegir.

Algunas soluciones son: demostrar firmeza, argumentar de forma breve y concisa actuando siempre con rapidez.

Se caracteriza por: dudar de todo. rechaza hasta los argumentos lógicos y trata de dominar al interlocutor. No reflexiona, es susceptible y le pone fallas a todo.

Actúa así cuando: cree que se le ha dado información incompleta o cuando piensa que no se confía en él. De igual forma, cuando se muestra debilidad y siente que es tratado de forma injusta.

Algunas soluciones son: conservar la calma y respetar sus ideas y opiniones. Hacerle preguntas, no afirmar nada que no podamos demostrar, no contradecirlos, y darle la razón siempre que la tengan.

Tips para manejar e identificar 8 clases de clientes

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 5

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Últimos artículos