¿Cómo tener a flote un negocio durante pandemia?

Un negocio durante pandemia
0
(0)

Confinamientos, restricciones y demás limitantes propios de la emergencia sanitaria, hizo que cientos de negocios revaluarán su forma de producir, promocionar y vender. Algunos, más ávidos, desarrollaron nuevos productos, implementaron domicilios o se lanzaron a incursionar en el, hasta entonces, no muy explorado, mundo digital.

 

Pero ¿cómo lo hicieron? Revista Pan Caliente trae dos casos de éxito; uno argentino y otro local, en donde la tecnología y la creatividad aplicada en producto permitió que no solo sobrevivieran ante una posible crisis económica, sino que crecieran durante un periodo completamente atípico para los negocios del planeta entero.

Un negocio durante pandemia

Camila y  Julieta  son dos hermanas quienes con esfuerzo emprendieron su propio negocio junto con Sonia, su madre. Las tres nacieron en Buenos Aires, y todas tienen estudios en pastelería y gastronomía, por lo que las masas, las cremas y el ingenio corre por sus venas.

No obstante desde Cremma, nombre de su emprendimiento, nunca imaginaron que el 2020 llegara con tal fuerza que las obligara a cambiar sus métodos de venta. A la final, todo lo construido tuvo que reinventarse con tan buena suerte que hoy por hoy su canal online es tan importante o incluso mayor que el tradicional en punto.

Pero ¿qué cambió?, ¿cómo lo lograron? y ¿qué aprendieron durante este proceso?

Un negocio durante pandemia

En pleno corazón del barrio San Isidro, en la ciudad de Buenos Aires, se encuentra el centro de producción de Cremma. Desde allí se producen, de forma artesanal, piezas de pastelería clásica, otras decoradas y algunas más que son una verdadera tentación para cualquier paladar.

Su fuerte, antes de pandemia, era desarrollar productos para diferentes festejos: cumpleaños, bodas, comuniones, bautizos, y en general cualquier ocasión que reuniera a la familia o a un grupo de amigos en casa. Su propuesta las llevó a ser un referente en el sector y poco a poco propuestas como los “number cakes” (pasteles de número), los macarons pintados a mano y los petit fours ganaron una gran fanaticada.

No obstante, el contexto vivido el año anterior las puso a prueba, por lo que un movimiento inmediato fue necesario para determinar el futuro de su negocio:

“Tuvimos que hacerle frente a la incertidumbre y a las dificultades generadas por las restricciones a la circulación. Al comienzo del confinamiento nos encontramos con inconvenientes como la escasez – de insumos esenciales para nuestra producción. Otro desafío fue encontrar la manera de llegar a aquellos clientes regulares que no se encontraban en la cercanía de nuestro local, ya que tenemos la suerte de contar con clientes de distintas partes de la ciudad”, asegura Julieta.

A sabiendas que lo más importante era poder entregar y cumplir con las necesidades de su clientela, tan pronto Argentina entró en confinamiento, el trío de emprendedoras lanzaron su tienda online, y promovieron, mediante sus redes sociales, la oportunidad de recibir producto a través de domicilios.

“Adaptamos todos nuestros productos a las nuevas modalidades de festejo y desarrollamos nuevas propuestas de regalos a domicilio para acortar distancias entre nuestros clientes y sus seres queridos. Nos llevó 6 meses desarrollar una página web a medida con funcionalidades que se adaptaran a nuestras necesidades.

Por ejemplo: la posibilidad de programar la fecha de entrega, la personalización de los productos, entre otros”, recuerda Camila.

La constancia y el nunca dejar de trabajar ni un solo momento les permitió generar y crear diversos portafolios para diferentes ocasiones en un contexto donde la adaptación fue y es clave, y las experiencias debían trasladarse del punto de venta hasta el hogar. ¿Su clave? Ser creativos, perseverantes y flexibles.

“Hay que perderle el miedo al cambio, siempre hay que adaptarse y tomarse el tiempo de escuchar lo que el cliente necesita”, aseguran.

Por ahora, si algo tienen claro es que es vital llegar a los clientes a través de las redes sociales y convertir a la tecnología en un gran aliado. Por ejemplo, gran parte de su éxito lo atribuyen a que las fotografías que usan para promocionar sus productos tanto en su página web como en sus perfiles de redes son reales, por lo que sus clientes saben exactamente cuál es el producto que van a recibir.

El confinamiento nos enseñó que debemos ser evolutivos todos los días. Contemplar medios y canales diferentes. Por ejemplo, en nuestra web tenemos todos los precios, los complementos de los servicios y los productos reales que podemos ofrecer”, finaliza Sonia.

¿Lanzar una nueva marca o abrir un negocio durante confinamiento? Seguramente, más de un empresario se preguntó esto durante el último año. Muchos sueños se truncaron, mientras que miles de proyectos pusieron un alto en el camino ante la incertidumbre económica y social que nunca nadie imaginó.

Sin embargo, si se tiene una idea clara basada en sorprender mediante la experiencia, y sustentado en la disposición para trabajar y salir adelante, posiblemente el resultado será esperanzador. Justamente eso ocurrió con Giornatta, una marca relativamente nueva, y que a pesar de pertenecer a un grupo empresarial gastronómico sólido, en donde se destacan marcas de restaurantes como SerrataViva la Vida y Descortés, nunca desfalleció y centró su Norte en ofrecer un concepto novedoso a nivel de panadería y pastelería en Bogotá.

Si tienen algo claro los socios de Giornatta es que su negocio debe especializarse en sorprender. Desde ya trabajan arduamente para posicionarlo como el mejor lugar de desayunos de la capital, premisa que respalda una variada oferta de panes, tortas, y postres para todos los gustos.

Por ejemplo, si usted es de los que argumenta que en el sector muy pocos se atreven a innovar, tal vez cambie de opinión al probar un pan hecho con carbón activado, o tal vez un pan de masa madre de té matcha, pan de chips de chocolate, de manjar blanco y maní, pan de cuajada o el muy curioso pan de masa madre de remolacha. No obstante, la tradición también tiene cabida aquí pues amasijos típicos como las almojábanas y los pan de yucas complementan la oferta.

Sin embargo, si por algo es famoso este lugar, tanto en redes sociales, como entre comensales que visitan el lugar, es por su variada oferta de croissants. Los hay de pistacho, de frutos rojos, así como de chocolate. En total son seis sabores, que, según Juan Camilo Rico, chef corporativo del Grupo Serrata, son los productos más importantes a nivel de ventas.

Pero, ¿cómo lograron sobreponerse ante las restricciones propias del confinamiento vivido en el 2020?  La respuesta puede ser muy concreta: trabajo fuerte e innovación.

“Lo más difícil es tener miedo y perder la credibilidad en los sueños y proyectos que uno tiene. Una vez, uno esté convencido de su proyecto, de su calidad y  de su materia prima, las cosas se van dando por si solas. Obviamente mucho trabajo y mucha disciplina, pero el primer paso es lo más difícil: arrancar. Por fortuna, esta empresa nunca ha parado ni dejado de crear, incluso con lo que está pasando a nivel mundial”, asegura Juan Camilo Rico.

Y así fue. Giornatta nunca paró. Para ello, crearon canales online de ventas, se apoyaron en plataformas de domicilios, e intensificaron su participación tanto en redes sociales como en mercadeo tradicional del tipo volanteo y promoción en sitio. Se esforzaron por mantener la calidad y no sacrificar ningún punto a nivel de experiencia, pues según su vocero, este es uno de los valores más fuertes como empresa.

Un negocio durante pandemia

“ Lo que hicimos fue trasladar la experiencia Giornatta a las casas de nuestros clientes. Uno de nuestros puntos fuertes está en brindar una muy bonita experiencia en punto,  por lo que sorprender a distancia fue uno de los retos más grandes que tuvimos que sortear. Para lograrlo le apostamos muy fuerte al empaque y al transporte del producto. Nos esforzamos mucho para que el producto llegara en muy buena estado, con una calidad igual a la del punto y  empacado en una caja muy llamativa, que reflejara un verdadero pan, torta o postre de calidad”, argumenta el chef.

Con la reapertura económica post confinamiento, Giornatta pudo volver a su esencia: atender y sorprender en punto. Ahora ofrecen la opción de hornear el producto elegido en punto, llevar a casa o disfrutarlo directamente en la mesa.

Del 2020, se aprendió mucho, se corrigió bastante y se tomaron ideas y conceptos para satisfacer las necesidades de los exigentes clientes bogotanos. Pero, si hay una gran conclusión, por lo menos para Juan Camilo Rico, es la de nunca dejar de sorprender e innovar.

La invitación que el mismo chef hace es la de no dejar de crear, de hacer cosas nuevas. A sabiendas, que esto debe venir acompañado siempre de productos de calidad, que además de no ser algo negociable, es el factor principal para generar recompra y fidelización. 

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Últimos artículos